domingo, 18 de noviembre de 2018

PAOLO PELLEGRIN. Liberia, 2006

Liberia es un país en la costa oeste de África, junto con Sierra Leona y Costa de Marfil. Ha sufrido  dos guerras civiles recien-tes (1989-1996) y (1999-2003) que devastaron a cientos de miles de sus ciudadanos y destruyeron su economía.

Al borde de la paz
Después de haber sido destrozada por 15 años de guerra civil, Liberia está emergiendo hacia una frágil paz. La presidenta Ellen Johnson, quien está comenzando el segundo año de su presidencia, se enfrenta a una serie de desafíos.

Monrovia, la capital de Liberia
 Panorámica de la ciudad.

 Calle ancha. El corazón de la ciudad se está recuperando lentamente de los efectos de la guerra civil.



La Presidente Ellen Johnson-Sirleaf

Su gobierno está bajo presión para mejorar las condiciones de vida y la infraestructura del país. El suministro de agua corriente y electricidad fuera de la capital y la mejora del estado de las carreteras son temas apremiantes.

El Hotel Ducor, en Monrovia













Monrovia vista desde el Hotel Ducor.

Red Light Junction, el distrito más pobre de Monrovia, con problemas de prostitución y drogas. 










En el frente de la seguridad, la estabilidad en Liberia está casi totalmente en manos de las Naciones Unidas y sus 14.000 efectivos dedicados al proceso de paz. Si el ejército de Liberia está formado por una compañía privada estadounidense y la policía por las Naciones Unidas, la seguridad local está en manos de ex combatientes organizados en milicias populares. 

Soldados de la UNMIL





La nueva fuerza policial de Liberia, compuesta por ex combatientes de la guerra civil,  entrenada por las Naciones Unidas.

 Milicianos locales que realizan trabajos de seguridad, 
en las zonas más peligrosas de la ciudad.

El procedimiento judicial también está bajo presión con la superpoblada prisión central de Monrovia. 







El cementerio de Monrovia, se ha convertido en un lugar frecuentado por pandillas y delincuentes.



El cuidado de la salud también es una preocupación. Con solo 20 médicos nacionales, Liberia no puede hacer frente a los requisitos de salud que cumplen actualmente el 90% de ellos por parte de ONG internacionales.

 Centro de salud de Médicos del Mundo en Palala

El Hospital John Fitzgerald Kennedy

Hoy, como Paolo Pellegrin pudo presenciar, si la vida cotidiana de los liberianos es una lucha constante, la mayoría de ellos están agradecidos con el proceso de paz y están dispuestos a apoyarlo. Nadie quiere volver a la guerra y todos temen esta posibilidad si la comunidad internacional no cumple con su compromiso financiero para ayudar a reconstruir el país.

Torneo de fútbol entre ex combatientes de las guerras civiles




Banga. Funeral del Gobernador de la Tribu Bassa








Por primera vez, Magnum Photos y Médecins du Monde han combinado sus energías y habilidades para ayudar a Liberia a recuperar el interés internacional. Este es el resultado de su trabajo.

http://pro.magnumphotos.com/C.aspx?VP3=SearchResult&VBID=2K1HZO6J1UUQQ7&SMLS=1&RW=1024&RH=504